Los refugiados de Arsal

diciembre de 2013. Un equipo de la ONG Terre des Hommes Italia reparte kits con ropa para el invierno entre los refugiados más vulnerables.

La nieve finalmente empezaba a fundirse en Arsal. Pocos días antes, los campos estaban cubiertos por gruesas capas de nieve que paulatinamente iban convirtiendose en barrizales mientras en los sitios más resguardados del sol, aún resistían finas y deslizantes planchas de hielo entre restos acuosos. Pese a ello, las temperaturas eran bajas. Un frío punzante penetraba en el cuerpo. El sol, que se retiraba poco después de las cuatro y media de la tarde no lograba revertir la persistente sensación de destemplanza.

Hacía poco más de 15 días que había llegado la tormenta Alexa, que durante cuatro días trajo fuertes vientos, lluvias y nieve a regiones del Líbano, Jordania, Siria, Palestina e Israel. La excepcional tormenta cubrió de nieve Arsal y sus temperaturas descendieron por debajo de los cero grados. Cinco niños sirios refugiados en la población murieron debido al frío.

Justo cuando se celebran tres años del 15 de marzo de 2011, ‘viernes de ira’ que -se ha consensuado- marca el inicio del conflicto en Siria, la nieve vuelve a rodear los campos de Arsal, donde centenares de familias sirias viven en tiendas y chabolas improvisadas.

Son sólo la punta del iceberg. El número de refugiados en Arsal es desbordante. Viven en garajes, en locales, en casas a medio construir o abandonadas, compartidas o no, y en casas normales. La comunidad de refugiados alcanza las 48.000 personas, según el último cálculo -18 de febrero- de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); algunas decenas de miles más, según la municipalidad. La población autóctona es, en cambio, de 35.000 personas. Sólo entre el 9 y el 17 de febrero, llegaron a Arsal unos10.000 refugiados, debido a los fuertes combates que desde noviembre se suceden en distintas zonas de la región del Qalamoun.

Arsal es una pequeña de población mayoritariamente sunnita, históricamente rebelde y abandonada por los distintos gobiernos libaneses. Está rodeada de montañas, aislada en un extremo del valle de la Bekkaa, una zona de población chiita y bajo control del partido-milicia Hezbolah.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s